BLOG

El origen de Diálogo de Voces - 1/3 partes

Nos conocimos a principios de los setenta y, desde el principio, nuestra vida personal y nuestra vida profesional han estado entrelazadas. Hal había sido un analista junguiano comprometido con el proceso individual. Había disfrutado enseñando y pasando consultas desde sus primeros años. Sidra venia de una escuela mas moderada con énfasis en algunos de los aspectos más prácticos de la psicología. Cuando nos unimos, comenzamos un período de exploración e innovación que ha continuado desde entonces.

Nuestra relación ha sido una maestra para los dos desde nuestros primeros contactos. Decidimos desde el principio que queríamos abrirnos completamente a la relación, dejar que nos llevara a donde debía. Intentamos ser lo más honestos posible y explorar lo que realmente estaba sucediendo tanto psíquico como personal en lugar de lo que deseábamos que sucediera. Este compromiso ha llevado a algunos descubrimientos muy emocionantes, así como a algunos momentos bastante «arriesgados». Las ideas básicas del siguiente artículo son el resultado de esta exploración personal conjunta.

Diálogo de Voces

¿Qué vas a encontrar en es post?

Diálogo de Voces

PREFACIO

Diálogo de Voces y el marco teórico que lo acompaña han evolucionado a partir de nuestra relación, del amor y la aceptación, es un trabajo que básicamente no es crítico patológico en su enfoque de la psique humana. Está comprometido con la creencia de que no existe una forma correcta de llevar la vida, solo existe el proceso de la vida en sí.

En nuestro propio trabajo clínico, ambos hemos seguido utilizando una amplia gama de modalidades terapéuticas y de enseñanzas además del proceso Diálogo de Voces. Nunca vimos Diálogo de Voces como un sistema terapéutico que debe estar solo o entrar en conflicto con cualquier otro. Nos parecía que un practicante de cualquier forma de terapia, curación o trabajo de consciencia podría usar Diálogo de Voces en su sistema. Además, quedó claro que los no terapeutas también podían aprender el proceso de Diálogo de Voces. Las parejas podrían capacitarse en el trabajo y esto serviría para mejorar su relación.

Hemos adoptado la posición de que el Diálogo de Voces no es un sistema terapéutico en sí mismo, sino que pertenece a todos los sistemas como una herramienta eficaz para mejorar la consciencia y objetivar los muchos yoes que habitan la psique.

A pesar del gran estímulo de muchos de los que hemos capacitado en nuestros métodos, nos hemos negado sistemáticamente a instituir ningún tipo de capacitación formal de certificación con respecto al Diálogo de Voces.

Vemos al facilitador como un músico creativo, por así decirlo, y Diálogo de Voces como el instrumento que se utilizará. Para nosotros está claro que cualquier tipo de proceso de certificación mataría efectivamente el espíritu de este trabajo. De esta manera, hemos descubierto que el proceso de Diálogo de Voces ha sido utilizado de manera bastante imaginativa e innovadora no solo por psicoterapeutas de orígenes muy diferentes, sino en áreas tan lejanas como la consulta de negocios, los análisis astrológicos y la escultura. Nos gusta pensar en este trabajo como algo que pertenece a todos, como nuestro regalo para los buscadores del mundo. _Hal Stone, Ph.D. Sidra Stone, Ph.D abril de 1997.

INTRODUCCIÓN

El proceso de consciencia en lo que respecta a la complejidad de la psique humana y sus múltiples facetas siempre han sido una fuente de fascinación para nosotros. Durante los primeros años de la década de los setenta nos sorprendió darnos cuenta de que nuestra psique contenía muchos yoes individuales, cada uno con su propia forma de percibir el mundo, cada uno con su propia historia personal, características físicas, reacciones emocionales y físicas, y opiniones sobre cómo deberíamos llevar nuestras vidas. Desde entonces, hemos dedicado gran parte de nuestro tiempo, tanto profesional como personal, a estudiarnos a nosotros mismos.

Debido a este interés, nos ha complacido observar que una de las áreas de la psicoterapia que recibe cada vez más atención en la actualidad es el fenómeno de las personalidades múltiples. No solo se están estudiando múltiples personalidades en términos de sus implicaciones teóricas y las intervenciones terapéuticas apropiadas, sino que también existe una creciente literatura de investigación del cerebro que parece demostrar la existencia de correlatos fisiológicos de estas entidades psicológicas en todos nosotros.

Hasta ahora, la personalidad múltiple se ha visto solo en términos de sus implicaciones patológicas. Lo que hemos descubierto a lo largo de nuestra vida personal y profesional es que todos estamos compuestos por múltiples personalidades, ¡todos sin excepción! La diferencia esencial entre nosotros y un individuo diagnosticado clínicamente como de personalidad múltiple es que tenemos un ego operativo de algún tipo que puede observar y reflexionar sobre el hecho de que no somos una entidad psicológica única, sino más bien, como diría Walt Whitman, tenemos multitudes. Esa es la única diferencia. Cada uno de nosotros está habitado por una familia interna de seres no menos real que la familia externa de individuos en la que nacimos.

¿Quién está detrás de los ojos que miran el mundo?

EL NACIMIENTO DE DIÁLOGO DE VOCES

El descubrimiento de la realidad de estos Yoes internos fue bastante dramático para los dos. Nuestra relación siempre hemos pasado mucho tiempo haciendo trabajo personal entre nosotros. En una de nuestras primeras sesiones de trabajo, Hal pidió para hablar con la parte vulnerable de Sidra en lo que pensó que sería una sesión o modelo Gestalt. Lo que surgió, sin embargo, fue una niña muy pequeña, probablemente de un año a un año y medio de edad. Nos dimos cuenta, para nuestro asombro, de que esta niña era bastante real. Fue una sorpresa total para los dos. Ella era totalmente diferente de Sidra quien, en ese momento, era una mujer bastante racional. Tenía una mirada distinta de la que tenía Sidra, y veía la vida de Sidra de manera muy diferente a la forma en que Sidra veía su vida. Al principio, de hecho, ella no habló en absoluto, permaneció en silencio. Guardaba sus pensamientos para sí misma y, a veces, lloraba. Sólo más tarde empezó a hablarnos. Esperábamos algo un poco más teórico. Ninguno de los dos podía creer lo que había sucedido.

En posteriores sesiones de trabajo entre nosotros, surgió el mismo tipo de Niño Vulnerable en Hal. Entonces comenzamos a experimentar con otros Yoes. Exploramos el Crítico Interior y el Empujador (Pusher en inglés). Hablamos con el Complaciente del otro y con las Voces de la Madre y del Padre. Nunca antes habíamos experimentado la realidad de estas energías. Con todo el trabajo de los sueños, el trabajo de Gestalt que ambos habíamos hecho, ¿por qué estos Yoes nunca habían sido reales para nosotros? Comenzamos a investigar la literatura y encontramos muy pocas referencias sobre estos Yoes. Maurice Nicoll, seguidor de Gurdieff y Ouspensky, describió la realidad de las partes en el primer volumen de sus Comentarios Psicológicos. Nicoll habló de observar a los Yoes con una especie de precisión analítica. Sin embargo, estaba claro para nosotros que incluso el sistema de Gurdjieff, con el tiempo, se había vuelto demasiado analítico y había perdido la consciencia de que estas partes eran bastante reales.

En los primeros años de nuestro trabajo conjunto, había muy poca teoría y mucha práctica. Trabajamos de muchas formas diferentes entre nosotros mientras explorábamos estos Yoes. Poco a poco, desarrollamos una nueva forma de trabajar con estos Yoes a la que llamamos Diálogo de Voces.

Una vez que se estableció la forma básica del Diálogo de Voces, comenzamos nuestras investigaciones de estos Yoes con una metodología más seria. Cuando usamos Diálogo de Voces, hicimos que el «sujeto» se moviera a un lugar diferente cada vez que hablábamos, o «facilitáramos» una voz o un Yo diferente, muy parecido al modelo Gestalt, sin embargo, había diferencias importantes. En el proceso de facilitación, nos relacionamos con cada nuevo Yo como una persona real que esta totalmente viva y desea ser escuchada, entonces la forma en que emerge el Yo es cualitativamente diferente del tipo de Yo que emerge si nuestra percepción fuera que el Yo es «solo una parte» y no real. No podemos enfatizar lo suficiente lo crítico que es este punto. Si estás facilitando un Yo en alguien que está asociado con Afrodita, la diosa del amor y la sensualidad, la «constelación» en el sujeto será una función de cuán real sea esa parte para ti. Si conoces las energías arquetípicas y la realidad de Afrodita, entonces puedes ayudar a guiar la energía de Afrodita. Si conoces la realidad del Empujador, constelarás al Empujador. Si está trabajando con la energía del Asesino, lo que obtengas dependerá de tu relación con tu propio Asesino Interior y de lo real que sea para ti.

Hubo otra cualidad sutil que comenzó a emerger en nuestro trabajo que era diferente de lo que habíamos hecho antes. No intentamos cambiar los Yoes o hacer que se hicieran amigos entre sí. Cuando lo hicimos, descubrimos que reaccionaban como las personas. No les gustaba que los manipularan y, de hecho, eran más sensibles a la manipulación o la desaprobación que la mayoría de las personas. Así que decidimos que un Empujador tenía derecho a ser un Empujador y podía hacer todo lo posible para que nosotros trabajáramos todo el tiempo. Por el contrario, el Vagabundo de Playa, tenía derecho a ser un Vagabundo de Playa. La Voz de Poder tenía derecho a ser como era y el Niño Vulnerable del otro lado tenía derecho a ser como era. Empezamos a trabajar cada vez más con los opuestos, ayudándoles a aclarar sus puntos de vista, siempre intentando equilibrar las diferentes energías, pero nunca tratando de cambiarlas.

Permitimos que cada Yo permaneciera fiel a sí mismo. Sin embargo, no hay nada intrínsecamente malo en que dos Yoes diferentes hablen entre sí, siempre que se respete la autonomía de cada Yo y la motivación subyacente del terapeuta no sea la reconciliación.

Mostramos el mismo respeto por cada uno de los Yoes que le mostraríamos a una persona. Dejamos que cada Yo creciera y cambiará a su propio ritmo y a su manera. Intentar reconciliar los opuestos Yoes nos parecía una forma de intentar controlar la vida de las personas, una forma de controlar la terapia. Nos dimos cuenta de la tensión que se creaba en nosotros cuando teníamos que vivir con la realidad de los Yoes opuestos en otra persona. Empezamos a ver cómo nuestra necesidad de reconciliar los Yoes opuestos y así resolver los problemas de los demás era una función de nuestra propia incapacidad para vivir con la tensión de estos Yoes opuestos en nosotros mismos.

El marco de Jung proporcionó otra dimensión a este concepto de permitir que los Yoes opuestos permanezcan como opuestos. Digamos, por ejemplo, que estamos trabajando con dos Yoes que estarían relacionados con las figuras arquetípicas de Apolo y Dionisio, dos sistemas energéticos irrevocablemente diferentes. Apolo era el dios griego de la mente, la claridad, la organización y el pensamiento puro, y Dionisio era el dios de la expresión, el éxtasis y la liberación. En la antigua ciudad santa de Delfos, ambos dioses eran adorados, pero adorados por separado. Cada uno tenía su propio santuario y cada uno tenía su propia época del año para la adoración. Los de Apolo eran los meses de verano y los de Dionisio, los de invierno. Por lo tanto, podemos ver el respeto otorgado a las energías opuestas en un nivel arquetípico. Los dioses y diosas de la mitología son simplemente las imágenes proyectadas de nuestro propio interior.

A medida que continuamos trabajando de esta manera, comenzamos a ver la psique como una amplia gama de patrones de energía que se manifiestan de diferentes maneras. Estos diferentes patrones de energía podrían expresarse física, emocional, mental, imaginariamente o mediante la experiencia directa de la energía. Vimos que necesitábamos tomar consciencia de todas estas energías / yo diferentes y que también necesitamos experimentarlos. Todos deseaban ser honrados, tanto como los dioses y diosas de los cuentos de la antigua Grecia. Cada parte nueva que conocimos y con la que pasamos tiempo agregaba un nuevo color a la paleta psíquica del individuo.

¿Cómo, entonces, podía uno mantener la tensión de estos opuestos irreconciliables? Para hacerlo, se necesitaba un nuevo tipo de ego, uno al que llamamos «Ego consciente», un ego que siempre estaba en proceso de volverse más consciente y que era capaz de experimentar una variedad cada vez mayor de estos Yoes o energías. Empezamos a ver con mayor claridad que lo que la mayoría de la gente llama un «ego» es, de hecho, un grupo de Yoes dominantes o primarios. Estos Yoes representan las formas tradicionales de ser y operar en el mundo que han caracterizado a un individuo a lo largo del tiempo. Hasta que se haga el trabajo que separa el ego de uno de estos Yoes primarios, el Ego Consciente todavía no existe. El Ego Consciente nace de la separación de los Yoes.

Continuamos usando Diálogo de Voces, junto con otros enfoques, para explorarnos a nosotros mismos. Nuestro objetivo principal era el mantenimiento de la vitalidad de nuestra propia relación. También lo usamos en nuestro trabajo clínico con clientes. Como resultado de estas exploraciones, comenzamos a formular nuevas ideas sobre los Yoes y cómo operan en nuestras vidas y desarrollamos gran parte del material teórico que ahora subyace en nuestro trabajo. Teníamos especial curiosidad por saber por qué una relación cambiaría de un lugar de amor más profundo a una negatividad total en el espacio de unos segundos. Al buscar una respuesta a esto, examinamos las interacciones de los diferentes yoes en la relación. Primero analizamos nuestra relación y, luego, las relaciones de una multitud de clientes. Fue a partir de esta exploración que desarrollamos nuestra forma de pensar sobre las dinámicas de vínculos emocionales y cómo afectan los problemas relacionales.

Seguiremos en el próximo post hablando de algunos de los conceptos básicos que subyacen a nuestro trabajo.. Hal & Sidra Stone

"Reconocer nuestras máscaras a través de la relación con el otro"

NUESTRO TRABAJO

Reserva tu cita ahora con nosotros

    «No son las cosas que nos pasan que nos hacen sufrir sino lo que nos decimos sobre estas cosas»

    __ Epicteto

    Contacto

    Copyright © 2021 Diálogo de Voces – Todos los derechos reservados